Contratos de Formación en Alternancia y para la obtención de Práctica profesional

Esta modalidad de contrato introducida por la Reforma Laboral se regula en el artículo 11 del Estatuto de los Trabajadores y contiene 2 modalidades diferentes.

  • El Contrato de Formación en Alternancia para personas que están en proceso de obtener un determinado título académico y
  • El Contrato de Formación para aquellos en posesión de dicha titulación.

De acuerdo con lo previsto en el artículo 11.2 del Estatuto de los Trabajadores, el contrato para la formación en alternancia tendrá por objeto compatibilizar la actividad laboral retribuida con los correspondientes procesos formativos en el ámbito de la formación profesional, los estudios universitarios o del Catálogo de especialidades formativas del Sistema Nacional de Empleo.

Para el cumplimiento con el objetivo de cualificación profesional, la actividad laboral desempeñada en régimen de alternancia ha de complementar, coordinarse e integrarse con la actividad formativa en un programa común, en el marco de los acuerdos y convenios de cooperación suscritos por los centros universitarios o de formación profesional y las entidades formativas acreditadas o inscritas con las empresas y entidades colaboradoras.

A tal fin, el puesto de trabajo debe permitir la formación complementaria prevista y la actividad laboral desempeñada en la empresa deberá estar directamente relacionada con la actividad formativa que justifica la contratación laboral.

¿Cuáles son las reglas para ambos contratos?

  • Cotizan por todas las coberturas, incluyendo el desempleo y la cobertura del Fondo de Garantía Salarial.
  • Las situaciones de incapacidad temporal, nacimiento, adopción, guarda con fines de adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo, riesgo durante la lactancia y violencia de género interrumpirán el cómputo de la duración del contrato.
  • El contrato deberá formalizarse por escrito y deberá incluir obligatoriamente el texto del plan formativo individual y el acuerdo con el centro de estudio.
  • No hay límite de edad cuando se concierte con personas con discapacidad o con los colectivos en situación de exclusión social acreditada por los Servicios Sociales Públicos competentes.
  • Las empresas en ERTE podrán concertar contratos formativos siempre que las personas contratadas bajo esta modalidad no sustituyan funciones o tareas realizadas habitualmente por las personas afectadas por las medidas de suspensión o reducción de jornada.
  • Si al término del contrato la persona continuase en la empresa, no podrá concertarse un nuevo periodo de prueba, computándose la duración del contrato formativo a efectos de antigüedad en la empresa.
  • Los contratos formativos celebrados en fraude de ley se entenderán concertados como contratos indefinidos de carácter ordinario.

Suscríbete ahora de forma gratuita durante 7 días para ver este tipo de contenidos y otros muchos más

REGISTRO GRATUITO
¿Tienes más dudas sobre este contenido? Suscríbete para recibir soporte personalizado
Suscríbete 

Recibe soporte ilimitado y acompañamiento en tu día a día. Regístrate gratis para ver contenido adicional

X