Asistencia Sanitaria

Se garantizará la asistencia sanitaria con cargo a fondos públicos a través del Sistema Nacional de Salud a las personas que ostenten la condición de asegurado o beneficiario. Se consideran asegurados las personas que se encuentren en alguno de los siguientes supuestos:

  • Ser trabajadores por cuenta propia o ajena, afiliados a la Seguridad Social y en alta o situación asimilada
  • Ostentar la condición de pensionistas del sistema de la Seguridad Social
  • Ser perceptores de prestaciones periódicas, incluida la prestación y el subsidio de desempleo
  • Haber agotado la prestación o el subsidio de desempleo y encontrarse en situación de  desempleo, no acreditando la condición de asegurado por ningún otro título.

Aunque no se cumpla ninguno de estos supuestos, las personas de nacionalidad española o de algún Estado miembro de la Unión Europea, del Espacio Económico Europeo o de Suiza que residan en España y los extranjeros titulares de una autorización para residir en territorio español, podrán ostentar la condición de asegurado siempre que acrediten que no tengan ingresos superiores a 100.000€ en cómputo anual.

Por su parte, tendrán la condición de beneficiarios de un asegurado, siempre que residan en España, el cónyuge o persona con análoga relación de afectividad, que deberá acreditar la inscripción oficial correspondiente, el ex cónyuge a cargo del asegurado, así como los descendientes y personas asimiladas a cargo del mismo que sean menores de 26 años o que tengan una discapacidad en grado igual o superior al 65%.

Además, los extranjeros no registrados ni autorizados como residentes en España, recibirán asistencia sanitaria en las siguientes modalidades:

  1. a) De urgencia por enfermedad grave o accidente, cualquiera que sea su causa, hasta la situación de alta médica.
  2. b) De asistencia al embarazo, parto y postparto.

 En todo caso, los extranjeros menores de dieciocho años recibirán asistencia sanitaria en las mismas condiciones que los españoles.

Deja un comentario